¿Con qué sueñan los nutricionistas?

dia mundial del dietista nutricionista Educación nutricional

Hoy me he despertado inquieta pensando en el reto que me esperaba al ser mi primer día en una escuela pública. Había ido ya varias veces contratada por el AMPA a realizar charlas para los padres; en otras ocasiones, me había dirigido a los centros mendigando talleres y actividades para los niños; demasiadas veces eché mano de la imaginación, como el malabarista que intenta atraer la atención de su potencial público, entrando por la puerta con un entusiasta “veréis… ¡tengo una propuesta genial!” y saliendo con un “todo eso está muy bien pero no hay dinero,ni tampoco tiempo…”

No culpo a la escuela, pues el presupuesto que les queda para destinar a actividades “extra” es irrisorio, ni a los padres cada día con el cinturón más apretado aunque no vean que a sus hijos es lo que más les aprieta (1). El problema es esa visión de la educación alimentaria como un lujo, cuando hoy en día tendría que estar entre las prioridades a la hora de destinar esa partida del presupuesto para formación. “Si fuera gratis…” nos proponen como solución. Claro, los nutricionistas somos muy caritativos, de hecho me atrevería a decir que somos una de las profesiones que más tiempo destina al desempeño de su labor en actividades “extra” y “gratis”, aún teniendo el cinturón en el último eslabón.

Pero hoy era diferente, hoy pasaba a formar parte de la comunidad educativa. Me habían adjudicado varios centros y éste sería el primero en el que me estrenaría. Taquicardia escolar, esa es la sensación que me invadió nada más atravesar esa puerta que tantas veces me había sido cerrada. Hoy, no van a decirme que no.

Me dirigí hacia la sala de profesores buscando mi lugar. Miradas y susurros me envolvieron, era normal, un nuevo perfil profesional entraba en la escuela, la misma que se enfrenta cada año a la ruleta de supresión de unidades “educativas”. Miedo y desconocimiento. Pero no, no estaba allí para ejercer como maestra, ese no era mi papel. Mucho sabemos los D-N de intrusismo como para no saber dónde empiezan y dónde acaban nuestras funciones (2). “Tiempo”, pensé. “Conocerse lleva tiempo”.que es un dietista nutricionista

Como dietista-nutricionista iba a formar parte de la “Comisión de alimentación y deporte” para trabajar codo con codo con los maestros en todo lo relacionado con la alimentación de los niños y los hábitos saludables en la escuela. De modo que allí me encontraba junto con los demás miembros de la comisión: el maestro de educación física, el responsable del comedor escolar, el de audición y lenguaje, el de pedagogía terapéutica o psicología, y los coordinadores de ciclo. Reflejo de equipo interdisciplinar al que tanto aspiramos en el ámbito clínico. (Comisiones de trabajo, reuniones de ciclo, claustro de profesores, consejo escolar… ).

Después de las debidas presentaciones nos pusimos manos a la obra, y me dí cuenta de que esto era tan nuevo para mí como para ellos. Nunca se habían tratado hasta entonces cuestiones relacionadas con la alimentación y los hábitos saludables, más allá del comedor escolar. Hicimos la tan socorrida lluvia de ideas, cada uno desde su silla claro está, para decidir cómo abordar los problemas detectados por cada parte, todos ellos agrupables en dos grupos: por un lado aquellos relativos al currículum oficial, y por otro al currículum oculto, aquel aprendizaje implícito que no aparece en los documentos oficiales sino en las relaciones alumno/profesor, el que forma en comportamientos, valores y actitudes.
Había que priorizar. Decidimos abordar en primer lugar todo lo que hiciera referencia al currículum oculto. ¿Por qué? Porque es el que se aprende inconscientemente, el que está en todos los momentos y lugares, el más cercano a la forma natural de aprender de los niños, la observación. Y la alimentación cómo no, entra en este ámbito de actuación.

Nunca se habían tratado hasta entonces cuestiones relacionadas con la alimentación y los hábitos saludables, más allá del comedor escolar.

En consulta les decimos a los padres que los niños aprenden de ellos; en la escuela, los niños aprenden a los maestros, razón por la cual era fundamental analizar aquellas situaciones cotidianas de la vida en las escuelas en las que la comida estaba presente.

Estas serían, para empezar, las intervenciones a realizar una vez establecido nuestro plan de acción:
Primer ámbito de intervención: “el momento del recreo”. Es éste un tiempo en el que niños y maestros coinciden almorzando en un mismo espacio. Durante treinta minutos, los niños observan a sus maestros en una situación tan informal como la de comer. En ocasiones incluso, se dan casos en los que algún niño o niña no lleva almuerzo, ya sea por olvido, o cualquier otro motivo, y entonces los maestros recurren a compartir parte de su almuerzo o más aún, echan mano de su pequeña reserva para estos casos. ¿Qué desayunan los maestros? ¿Son saludables sus elecciones? Concluimos todos en la necesidad de dedicar un tiempo a la formación del profesorado en materia de alimentación saludable, incidiendo en la hora del almuerzo. Además, se planteó la opción de disponer de fruteros en las aulas a la hora del recreo, o bien tener preparada una pequeña cantidad de almuerzos saludables para situaciones de emergencia.

Otro momento clave a tratar fue el de las recompensas en forma de “monedas de chocolate” y golosinas, eso si, sin gluten, que los maestros tenían preparadas para cuando se diera la oportunidad. Era necesario pues, trabajar otras formas de recompensa que no incluyeran comida como premio.

También se estudió el tema de las intolerancias y alergias alimentarias, así como la diabetes. Las celebraciones a lo largo del año tanto de días especiales como de cumpleaños de los niños implicaba que padres y maestros traían comida de casa y era necesario realizar charlas informativas con el fin de evitar posibles situaciones de riesgo al tiempo que se ofrecían opciones saludables.

Existían además situaciones especiales de alumnos diagnosticados de diabetes que eran atendidos a lo largo del día por sus tutoras. Eran ellas las que debían controlar la glucemia de los niños y calcular las dosis de insulina correspondiente, incluso en ocasiones, informar a la madre sobre cómo había ido el día y qué pautas había de seguir el resto del dia en casa. Eran situaciones delicadas en las que los maestros no tienen ni la formación ni las herramientas necesarias para llevarlo a cabo, además de suponer un exceso de responsabilidad para una maestra, de modo que estos niños tendrían un seguimiento por mi parte y se incluiría una formación adicional para los maestros.

En cuanto al currículum oficial, mi función sería la de programar y elaborar las unidades didácticas relativas al tema de la alimentación en cada curso y desarrollarlas en colaboración con el docente correspondiente. En una época en la que cada vez más los maestros dejan de lado los libros de texto, en la mayoría de casos desactualizados en cuanto a nutrición y alimentación se refiere, mi labor para diseñar las actividades de las sesiones resultaba más necesaria que nunca
Terminamos la primera sesión y mi impresión fue la de que apenas habíamos arañado la superficie y quedaba mucho por hacer, mi labor solo acababa de empezar. Menos mal que quedaba todo el curso por delante.

Mi función sería la de programar y elaborar las unidades didácticas relativas al tema de la alimentación en cada curso y desarrollarlas en colaboración con el docente correspondiente.

Hoy me he despertado inquieta al pensar, que todo había sido un sueño.

¿ Mi diagnóstico? : Hay que luchar por la sanidad desnutrida tanto como por la escuela malnutrida.

¿Qué es un dietista nutricionista? En un centro escolar, un profesional que vela por que la alimentación saludable y respetuosa en las escuelas sea un hecho, y un docente en materia de alimentación, nutrición y dietética.

(1 ) Estudio de Vigilancia del Crecimiento , alimentación, actividad física, desarrollo infantil y obesidad en españa.(Estudio Aladino, 2015.)
(2) Perfil de las competencias del Titulado Universitario en Nutrición Humana y Dietética (Documento de Consenso, Febrero de 2003)

Comparte:
2 COMMENTS
  • Nuria
    Responder

    M’alegre molt Lidia. Enhorabona per un treball ben fet i estem desitjant aprendre amb tu. Molts besets

  • Moises
    Responder

    Una visió execelent de la falta que fa un nutricionista en l’Escola. Tens una gra tasca per davant.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies